Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XIX). Manuel Díaz “Lavi”, el torero gracioso

Autodidacta, sentimental, dicharachero, supersticioso con los toros negros, la combinación de arrojo y pavor según soplara el viento de sus manías marcaron su trayectoria, hasta el punto de ser pintoresca su forma de transitar del mérito a la comicidad en la misma función; estimado por todos, aficionados y compañeros de profesión, fue el primer torero de raza gitana en destacar.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Retrato de Alfonso XII. El Pintor Manuel Cabral

Miembro de una conocida saga de pintores sevillanos, Manuel vino al mundo en 1837, cuando su ciudad natal iniciaba un lento despegue tras los desastres y saqueos de la Guerra de la Independencia. Su abuelo Joaquín Cabral Bejarano (1761-1825), de cuya obra no se conoce casi nada, estuvo a lo largo de su vida estrechamente vinculado a la Escuela de Tres Nobles Artes, antecedente de la posterior Escuela de Bellas Artes, como alumno, profesor, secretario y teniente de pintura durante el neoclasicismo que desemboca en el siglo XIX, momento pobre en producción artística en la ciudad, ensombrecido el panorama por la alargada sombra de Murillo; debido a la gran demanda de obras suyas durante el XVIII y principios del XIX la mayoría de los pintores locales se dedicó a versionarlo con pobres resultados.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XVIII): Manuel Domínguez Desperdicios, el torero aventurero (II)

Cuando la fragata “Amalia” llega a Cádiz en mayo de 1852, al regreso de sus correrías sudamericanas, Manuel Domínguez tiene 36 años. Ha pasado dieciséis fuera de su país, y en ese tiempo bajo el reinado de Isabel II se han sucedido treinta y dos gobiernos en una frenética secuencia de alternancias y pronunciamientos. Dominguez, ajeno a estos vaivenes, comprueba que casi nadie se acuerda de él. Incluso le llaman “el americano”. Está decidido a recuperar su profesión, y para encontrar algún apoyo visita a un antiguo alumno de la Escuela de Tauromaquia como él, Francisco Arjona Herrera Cúchares, que en ese momento está instalado en lo alto del escalafón junto a José Redondo el Chiclanero, cumbre que había dejado vacía la muerte de Antonio Montes el año anterior. Su compañero de la adolescencia lo recibe con suma frialdad, no se le había olvidado que el reaparecido había acabado mal con Juan León, el que fuera su protector y maestro. Le dice, con algo que se puede entender como menosprecio, que se busque la vida en plazas de pueblo. Pocos años después compartiría cartel, e incluso Dominguez le daría la alternativa al hijo de Cúchares.

Leer Artículo →

La Tauromaquia, Goya y las vanguardias artísticas

Hoy se celebra el Día Mundial del Arte convocado por la UNESCO. Mañana, 16 de abril, es también la efeméride del día en que falleció Francisco de Goya en 1828. Conviene por esta razón recordar la relación que existe entre la tauromaquia como motivo y pretexto artístico, la figura del genial aragonés y su influjo en las corrientes artísticas subsiguientes que se perpetúa hasta el día de hoy. Buena prueba de ello es la colección de carteles para las corridas goyescas que la Real Maestranza de Ronda viene encargando a autores de vanguardia desde 1999, serie inaugurada con Manuel Arroyo y que se exhibe en su totalidad en el museo de historia de la tauromaquia de la plaza de toros de Ronda.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XVII): Manuel Domínguez Desperdicios, el torero aventurero (I)

Manuel Domínguez Desperdiciosvino al mundo en 1816 en la población sevillana de Gelves, a orillas del Guadalquivir.  De modesta procedencia, huérfano de padre a los tres años, el hermano de su madre se hizo cargo de la familia; capellán de las religiosas de la Paz, procuró a Manuel una educación esmerada en sus primeros años como estudiante de segunda enseñanza en la Universidad de Sevilla. Fallecido su tío cuando tenía doce, les dejó en herencia una pequeña finca, y para salir adelante la madre entendió que era conveniente que su hijo se dedicara al oficio de sombrerero, vinculado a la profesión taurina por el clan formado por los toreros Antonio y Luis Ruiz, que llevarían su oficio como alias.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XVI): Juan Martín la Santera

Durante uno de los festejos de la feria de mayo de 1864 salió a la arena de Ronda el toro más bravo que se haya lidiado en la historia de la plaza. Marismeño, de la ganadería de doña Dolores Monge, que tomó cincuenta y una varas y mató once caballos, proeza que no ha sido superada en este coso. El diestro que se enfrentó a tan formidable animal fue el sevillano Juan Martín la Santera, de 54 años, que se retiraría de los ruedos dos temporadas después. No era la primera vez que actuaba en Ronda.

Leer Artículo →

Real Guarnicionería de la Casa de Orleans. Retrato de don Antonio de Orleans, duque de Montpensier (II).

Hijo menor del rey Luis Felipe I de Francia, nació en Neuilly-sur-Seine en 1824. Por su boda con Luisa Fernanda de Borbón, hermana de Isabel II, pasó a formar parte de la familia real española. El matrimonio llegó para instalarse en Sevilla en 1848, tras la revolución que destronó al último rey de los franceses, y por los recelos del gobierno español de que lo hiciera en Madrid.

Leer Artículo →

Real Guarnicionería de la Casa de Orleans. Retrato de don Antonio de Orleans, duque de Montpensier. El pintor (I)

En la sala de la Real Guarnicionería, situada en el interior de la plaza de toros, se encuentra un retrato del que fuera propietario de esta selecta colección de artes suntuarias, el duque de Montpensier.
El autor del cuadro es Antonio María de Esquivel, considerado como uno de los más brillantes pintores del romanticismo español, sino el que más. Nació en Sevilla en 1806 en el seno de una familia hidalga, quedando huérfano de padre al morir éste heroicamente en la batalla de Bailén. Formado en la Escuela de Bellas Artes de una ciudad deprimida y en decadencia, sobresalió enseguida por su facilidad en el dibujo, bajo la enseñanza de José Domíngez Bécquer y Cabral Bejarano. Con taller propio desde los veintiún años y después de diez dedicado a su profesión se trasladó a Madrid, donde no le costó situarse entre los pintores más cotizados y reclamados de los que estaban en la Corte.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XV). Curro Cúchares, el verso suelto (II)

Preguntado Montes sobre quién era mejor, Redondo o Cúchares, respondió: “Como torero, Redondo; como matador de toros, Cúchares. Cúchares sabe lo que José ni yo hemos llegado a saber”. Frente al toreo sereno, reposado y de clase de su gran rival, el garboso Chiclanero, Arjona oponía una viveza y una alegría repleta de recursos, sacando partido al uso de la muleta como no se había visto antes. El que fuera jovencito “mañoso” e intuitivo se complacía en exhibir su conocimiento de las intenciones de las reses y se adornaba siempre con floreos muy alejados de la doctrina que le habían impartido sus rondeños profesores. En este sentido, el que lo había apadrinado, Juan León, lamentaba que sus sobresalientes cualidades derivaran en modos que desprestigiaban la profesión: “En lugar de darse la importancia que puede y debe como espada y como torero, juguetea con los bichos de trapío y pujanza, haciendo creer que son chotos (…) Por ese hombre ni pasa el tiempo ni roza la experiencia, y siempre es Currito, queriendo torear reses por diversión, y de todos modos y en todas partes”.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XIV). Curro Cúchares, el verso suelto (I)

Si se puede decir de alguien que su destino está escrito desde antes de nacer, el caso de Cúchares parece confirmarlo. Sangre torera de cuatro generaciones de familiares de mayor o menor éxito circulaba por sus venas, emparentado con figuras como Costillares y Curro Guillén, hermano de su madre, aquel que terminaría su vida en la arena de Ronda en 1820.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XIII). José Redondo el Chiclanero, el torero “reondo” (II)

Perdices rellenas de sus menudillos, anchoas y tocino. Una de las faenas cumbres del Chiclanero es una receta que recibe el nombre de “perdices a lo torero”, que ha quedado registrada para la historia (gastronómica). En un artículo de la revista El Campo de 1877 y reproducida en varios libros sobre la comida española, se cuenta la historia de un viajero francés que se encontraba cazando por Sierra Nevada y coincidió en una venta con Redondo y su cuadrilla camino de una corrida en Granada. La oferta culinaria del establecimiento era escasa, como era habitual, de modo que el francés puso sobre la mesa unas perdices que había cobrado. La cuadrilla entera se puso a pelarlas, y Redondo pidió que le dejaran prepararlas. No es el único plato que dejó para la posteridad, como los huevos chiclaneros. En su “Guía del buen comer español” de 1929, Dionisio Pérez lo describe como “practicante afortunado del fogón y un manejador hábil de peroles y sartenes”.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XII). José Redondo el Chiclanero, el torero “reondo” (I)

Francisco Montes dejó como herencia la arquitectura de una tauromaquia cimentada en una lidia disciplinada, que al contrario de lo que se podría suponer permitía y favorecía la expresión personal. En una estructura ordenada es posible distinguir a los diferentes mejor que en el caos. Fue la suya una escuela ecléctica, que mezclaba suertes antiguas y modernas, superando las diferencias entre la sevillana y la rondeña. Detrás de él se abrió el camino para los llamados toreros “redondos” o completos, que vivieron y desarrollaron sus carreras en un país tensionado por las alborotadas circunstancias políticas del siglo XIX español y el largo conflicto dinástico entre isabelinos y carlistas que desembocó en un cruento enfrentamiento bélico.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Retrato del Infante D. Gabriel de Borbón (II). El Infante

“El nombre del Infante don Gabriel aparece de forma constante cada vez que se escribe sobre cualquier intelectual o artista relacionado con la corte de este período”, resalta el historiador Juan Martínez Cuesta (1962-1999) en la tesis doctoral que dedicó a su figura, publicada por esta Real Maestranza a la memoria de quien fue el primer miembro de la familia real española en ser su Hermano Mayor en 1763. El hecho de que Carlos III pusiera a su hijo favorito al frente de la corporación maestrante se relaciona con el deseo de hacer de Ronda una plaza fuerte que controlara el acceso al interior de Andalucía por razones estratégicas, en el contexto de las tensiones con Inglaterra por el intento de recuperación de Gibraltar.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Retrato del Infante D. Gabriel de Borbón (I). El pintor

En la galería de pinturas de la sala dedicada a la Real Maestranza cuelga un retrato del Infante Don Gabriel de Borbón y Sajonia, tercer hijo de Carlos III y primer miembro de la Familia Real española que figura como Hermano Mayor de esta corporación. La obra es de Joaquín Inza, nacido en la villa soriana de Ágreda en 1736. Pintor vinculado a círculos de la corte, se especializó en retratos de la nobleza.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (XI). Francisco Montes, Paquiro, el torero crucial (III)

Cuando Alejandro Dumas lo disfruta como espectador en los festejos reales de 1846 en la Plaza Mayor de Madrid, la decadencia física de Paquiro ya había comenzado. Aquella ligereza de la que habla en su Tauromaquia como condición indispensable de un torero, junto al valor y al conocimiento, se iba perdiendo inexorablemente: “no se crea que la ligereza del torero consiste en estar siempre moviéndose de acá para allá de modo que jamás sienta los pies (…) La ligereza de la que hablo consiste en correr derecho con mucha celeridad, y volverse, pararse o cambiar de dirección con una prontitud grande”.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Retrato de Fernando de Valenzuela (II). El pintor

Claudio Coello es el autor del retrato de Fernando de Valenzuela que se exhibe en la galería de cuadros de la Sala de la Real Maestranza. Se trata de uno de los máximos representantes del barroco español que se aglutina en la llamada escuela madrileña, durante los reinados de Felipe IV y Carlos II, el Siglo de Oro de la pintura española. Se caracteriza porque su producción artística está vinculada a la Corte, destinada a una clientela formada por la nobleza y la realeza, que se manifiesta fundamentalmente en obras de temática religiosa y retratos.

Leer Artículo →

Tres Romero en Madrid

En la sala de la plaza de toros dedicada a la historia de la Tauromaquia se encuentra este cartel de 1792, que anuncia funciones en las que intervienen los hermanos rondeños Pedro, José (Josef) y Antonio Romero en la plaza de Madrid. Ese año, dos meses después de estas funciones taurinas iba a cristalizar la Revolución Francesa iniciada en 1789 con el asalto a las Tullerías, la abolición de la monarquía y la proclamación de la Primera República en el vecino país. Europa entera experimentaba sacudidas de consecuencias históricas. En España, bajo el reinado de Carlos IV, por la dirección de los asuntos de Estado se suceden el conde de Floridablanca, el conde de Aranda y Manuel Godoy. Es también el año en el que se acuña por primera vez el dólar.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Retrato de Fernando de Valenzuela (I). El Caballero

En la Sala de la Real Maestranza se exhibe este retrato, óleo sobre lienzo del pintor Claudio Coello, fechado hacia 1660. Fernando de Valenzuela, I marqués de Villasierra, desciende por línea directa de Fernando de Valenzuela Baena, uno de los militares de Fernando el Católico que conquistaron Ronda en 1485, y que adquirió por ese motivo la prerrogativa de adquirir casa y tierras en la ciudad.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (X). Francisco Montes, Paquiro, el torero crucial (II)

Entonces tuvimos un espectáculo maravilloso: el de Montes capeando al toro. Querría poder explicarle, Madame, lo que es capear al toro; pero es cosa difícil de hacer comprender a quién no lo ha visto. Imagínese, Madame, un hombre sin más arma que un manto de seda, jugando con un animal furioso, haciéndolo pasar por su derecha, haciéndolo pasar por su izquierda, todo esto sin dar un solo paso, y viendo en cada pasada del toro cómo los cuernos rozan los adornos de plata de su chaleco. Es como para no entender nada, es como para creer en un encantamiento, en un amuleto, en un talismán”.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (IX). Francisco Montes, Paquiro, el torero crucial (I)

Se entiende por crucial una situación o elemento determinante, que traza la frontera entre un antes y un después en cualquier disciplina de la actividad humana, y la figura de Francisco de Paula José Joaquín Juan Montes Reina Paquiro, nacido en la gaditana Chiclana de la Frontera en 1805, lo fue y así se sigue considerando para la historia de la Tauromaquia.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Retratos de Rodrigo de Villandrando.

En la galería de retratos de sala de la Real Maestranza se pueden contemplar dos retratos de caballeros de la Orden de Santiago pintados por Rodrigo de Villandrando (c. 1588-1622), quien antecedió a Diego Velázquez en el puesto de Ujier de Cámara y como uno de los pintores del Rey.

Leer Artículo →

Chema Cobo en la colección de carteles de la goyesca

Para ilustrar el cartel de la LXI Corrida Goyesca y Feria de Pedro Romero 2017 la Real Maestranza escogió al pintor andaluz Chema Cobo. El sábado 2 de septiembre salieron al ruedo el rejoneador Don Diego Ventura para enfrentarse a un toro de la ganadería de Guiomar de Moura, y los diestros Paquirri, El Fandi, Perera y Cayetano para seis toros de las ganaderías de J. Pedro Domecq, Daniel Ruiz, Torrealta, Garcigrande, Fernando Sampedro y Nuñez del Cubillo.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (VIII). Juan Jiménez “El Morenillo”, el torero ambidiestro

Torero formado, como otros primeros espadas de su época, a la sombra del gentil Curro Guillén que perdería la vida en la arena de Ronda. Sobre la fecha de nacimiento de Juan Jiménez discrepan los historiadores con una diferencia de diez años, aunque los estudios más recientes dan por válida la de 1783 en Sevilla. Ese año, en la recta final del reinado de Carlos III, se firmaba la Paz de Versalles que reconocía la independencia de Estados Unidos.

Leer Artículo →

Luis Roldán en la colección de carteles de la Goyesca

El pintor colombiano Luis Roldán (Cali, 1955) fue el encargado de realizar para la Real Maestranza el cartel de la LX Corrida Goyesca. Esa tarde se lidiaron: un toro de la ganadería portuguesa de Passanha para el rejoneador Manuel Manzanares y seis de Garcigrande para los diestros José María Manzanares (hijo), Cayetano Rivera Ordóñez y López Simón.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Tauromaquia. Cráneo de Uro.

El espacio dedicado a la Historia de la Tauromaquia, en el interior de la plaza de toros, inicia su recorrido con la réplica de un cráneo del ancestro del ganado vacuno, cuyo representante más genuino es el toro de lidia español, que pertenece a la especie Bos Taurus. Este ejemplar pertenece al Pleistoceno medio, hace 240.000 años. Fue encontrado a las afueras de Madrid, y el original se encuentra en el Museo de San Isidro de Madrid.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Ronda (VII). Juan Pastor, “el Barbero”, el torero disoluto

Historiadores taurinos del siglo XIX (Velázquez y Sánchez, Neira) justifican la inclusión de la biografía de Juan Pastor en sus obras, más que por sus cualidades como torero, por ser un prototipo de la época, ejemplar de vida disipada. Buen mozo, de elevada estatura, pálido y fachendoso, buscado por cantaores por su prodigalidad, habitual de ruidosas fiestas, con desenfrenos de orgía, por sus hembras de rumbo, bailarinas de vito, jaleos jerezanos, boleros, zorongos, seguidillas o fandangos que paseaba en las grupas de sus caballos, que mejores no los había; por su lenguaje rudo y libre, por su ostentosa marchosería y porque nadie vestía de majo con más riqueza y gusto, figurín sevillano en corte y accesorios de chupas y jerezanas, marselleses, zamarras, fajas, botonería y hechura de calañeses.

Leer Artículo →

Sala de historia de la Tauromaquia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Vestido de luto de Joselito el Gallo.

Este año se cumple el centenario de la muerte de Joselito el Gallo en Talavera de la Reina, el 16 de mayo de 1920. Los actos para celebrar esta triste efeméride en numerosos sitios de España se han visto afectados o modificados por las circunstancias que impone la pandemia del Covid-19.

Leer Artículo →

Din Matamoro en la colección de carteles de la Goyesca.

Para el cartel de la LIV Tradicional Corrida Goyesca y Feria de Pedro Romero 2010 la Real Maestranza de Ronda escogió al pintor gallego Din Matamoro. La tarde del 4 de septiembre hicieron el paseíllo los diestros Enrique Ponce, Rivera Ordóñez Paquirri y Sebastián Castella para enfrentarse a toros de la ganadería de Zalduendo.

Leer Artículo →

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Silla bridona de Carlos III.

En la sala dedicada la historia de la Real Maestranza se exhibe en una de las vitrinas una silla bridona de Carlos III (ca. 1770), montura bordada en oro con cartucheras para dos armas de fuego. La monta a la brida, de estribos largos, que en siglos anteriores había sido usada por la caballería pesada para los combates a campo abierto y en justas y torneos, fue derivando hacia espectáculos ecuestres en el siglo XVIII que tenían más de ballet cortesano.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (VI). Jerónimo José Cándido, “el cuñado de Pedro Romero”

Jerónimo José Cándido, “el cuñado de Pedro Romero”. Personalidad taurina de notable relieve, contó siempre con el respeto de compañeros de profesión y aficionados como maestro reconocido. “Hombre más de trapo que de espada”, gran conocedor de toda clase de reses y de la lidia más conveniente a cada una, en la que mezclaba con gran pericia la sobriedad rondeña con los adornos que viera en el sevillano Pepe Hillo, ejerciendo notable influencia en la generación posterior, una dolencia reumática en la cúspide de su carrera condicionó su trayectoria.

Leer Artículo →

Carmen Calvo en la colección de carteles de la Goyesca

La Real Maestranza de Caballería de Ronda encargó el cartel de la LXII Corrida Goyesca, que incluye los festejos taurinos de la Feria de Pedro Romero de 2018, a la pintora española Carmen Calvo. La tarde del 1 de septiembre hicieron el paseíllo los maestros José Antonio Morante de la Puebla, Cayetano y Andrés Roca Rey para enfrentarse a toros de la ganadería de Juan Pedro Domecq-Parladé.

Leer Artículo →

Retrato ecuestre de Massimo Stanzione

En la sala de Historia de la Real Maestranza, al modo de las antiguas galerías del siglo XVIII, se exhibe una serie de retratos regios y de la nobleza que ilustra sobre las formas de representación del poder de la autoridad política, con sus elementos distintivos y simbólicos. Destaca entre ellos un retrato ecuestre de grandes dimensiones, óleo sobre lienzo del pintor italiano Massimo Stanzione (1585-1656), que pertenece a la colección de los marqueses de Sierra Bullones, en depósito en esta sala.

Leer Artículo →

Real Guarnicionería de la Casa de Orleans. Silla de montar de la reina Isabel II.

En la sala de Real Guarnicionería que perteneció a Antonio de Orleans, duque de Montpensier (1824-1890) que se guarda bajo los tendidos de la plaza de toros, regalo de su padre el Rey Luis Felipe I de Francia, se cuenta una pieza singular: una silla de montar de la Reina Isabel II (1830-1904) que reinó en España de 1833 hasta 1868 antes de su exilio a París, donde falleció. Era cuñada del duque, casado con su hermana Luisa Fernanda de Borbón.

Leer Artículo →

Pablo Picasso en la colección de carteles de la Goyesca.

En 2006, para conmemorar que se alcanzaba la 50ª corrida goyesca, la Real Maestranza gestionó con herederos de Pablo Ruiz Picasso (1881-1973) la reproducción para el cartel de una de las muchas obras que el genio malagueño dedicó al universo de los toros. Se trata de Torero (1970), un óleo sobre lienzo realizado tres años antes de su fallecimiento.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (II). Rafael Pérez de Guzmán, el caballero aficionado.

En el Museo de la Tauromaquia de la plaza de toros cuelga un retrato de este caballero torero. Según Manuel Lozano en sus Anales de la plaza de Ronda, intervino junto a Juan León y Lucas Blanco en dos corridas celebradas el 20 y 21 de mayo 1836. Nacido en Córdoba en 1802 o 1803, era hijo de los marqueses de Villamanrique del Tajo, del linaje de Alonso Pérez de Guzmán el Bueno, de la más alta nobleza española.

Leer Artículo →

Un extraordinario cartel de la Plaza de Toros de Ronda de 1887

Cartel mural de gran formato (206 x 95 cm) que se encuentra expuesto en el Museo de la Tauromaquia de la plaza de toros de Ronda. Impreso en varios fragmentos de los que se conservan tres, corresponde a una etapa en la que la técnica litográfica permitía la impresión en varios colores, que se popularizó a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

Leer Artículo →

Toreros históricos en la Plaza de Toros de Ronda (I). Juan León «Leoncillo», el torero liberal

Juan León Leoncillo, el torero liberal.

Juan León y López (Sevilla, 1781-88? – Utrera, 1854) está ligado a Ronda por la infausta jornada del 20 de mayo de 1820, que se cobró la vida de Francisco Herrera, más conocido como Curro Guillén, única víctima mortal de la historia de esta plaza de toros.

Leer Artículo →